VIDA Y FAMILIA

“¿Conoces a alguien dispuesto a dar por ti todo lo que esperas?”

En la vida, cada uno de nosotros deseamos tener a alguien a nuestro lado que nos haga sentir queridos: alguien que nos entusiasme y comparta con nosotros momentos gratos o felices, alguien dispuesto también a apoyarnos en los momentos difíciles que atravesamos.

En el acelerado mundo en que vivimos enfrentamos acontecimientos y situaciones impredecibles en las que muchas veces precisamos de alguien que nos escuche, comprenda, ayude y acompañe.

No obstante, no siempre contamos con alguien que nos quiera “tal cual somos” sin juicios ni críticas y que sea capaz de aceptarnos con nuestros defectos y virtudes.

Asimismo, es difícil encontrar una persona que nos quiera al punto de ponerse en nuestro lugar, que esté dispuesto a experimentar nuestro dolor o que sea es capaz de mantenerse fiel a lo largo de nuestra vida sin importar el transcurrir de los años.foto francisco garcia baca

En su reciente videoclip de estreno mundial, el padre Francisco García Baca, un joven sacerdote diocesano, párroco en los pueblos de Abrera y Monistrol de Montserrat en Barcelona, España, aborda esta temática desde un punto de vista interesante afirmando que conoce a alguien capaz de dar todo por él.

Este joven sacerdote y cantautor está generando curiosidad entre quienes escuchan la canción y se preguntan quién es ese alguien dispuesto a darlo todo.

El ritmo de su canción rock-pop arranca con un coro que luego deriva una balada pegajosa acompañada principalmente de guitarras y percusión. Sus estrofas tienen una sencilla línea melódica que permiten ser cantadas por todo aquel que se siente atraído por estrofas cuya letra describen a alguien dispuesto a entregarse por entero.

El Padre Francisco García nos explica cómo surgió la canción que será parte de su segundo álbum:

Cuando una persona muere, cuando alguien cae gravemente enfermo, una familia se rompe, un hijo se va de casa o rompe con sus padres, vienen a mí y me preguntan: “padre, ¿por qué pasa esto?”. Aunque no lo digan tan explícitamente de alguna forma las personas se acercan a un creyente… y le piden la razón de las cosas de la vida. Le piden los por qué.

En el fondo, te están diciendo: “Tú conoces a Dios. Entonces explícame por qué ha pasado esto en mi familia, por qué he sufrido, ¿por qué?”.

Hay gente que viene y me dice: “Padre, usted que conoce a Dios o que le escucha mejor, pues rece por esto, rece por aquello, rece por mí. Evidentemente hay un error de cálculo aquí. El Señor nos escucha como al primero y siente una gran compasión por cada uno de nosotros.

El Señor se estremece en sus entrañas, dice su palabra, cuando nos oye, cuando gemimos, (porque) todos tenemos dolores en la vida. Pero eso no quita que la gente se acerque diciéndote: “Tú conoces a Dios”.

Esto me hizo pensar en la primera carta de San Juan en la que el apóstol dice: “nosotros hemos conocido el amor de Dios”. Ahora le preguntaría a cualquier persona: “¿Tú conoces a Dios?” A aquella persona que me pregunta (por qué) yo le diría: “Por qué me lo preguntas a mí. Pregúntaselo a Dios”. Y la persona insistiría diciendo: “No. Tú estás cerca de Dios, tú conoces a Dios. Pregúntale “por qué”.

 Junto con la palabra de Dios en la mano que nos dice que nosotros en Jesús hemos conocido a Dios, tenemos que decir necesariamente “sí” y aceptarlo. Conozco a alguien: conozco a Dios. Y tenemos que cantarlo. Lo conocemos. Sabemos que conocer a Dios en el ámbito de la sagrada escritura significa estar en Él. Y lo estamos por el bautismo. Él vive en nosotros porque nosotros somos templo de su espíritu. Y por esa razón podemos cantar con todas las letras al mundo entero: “Conozco a Alguien”.

En Linea

We have 2 guests and no members online

Natividad Flash